martes, 15 de enero de 2008

temporal

hoy hay temporal de viento aquí.
cuando salí de trabajar me acerqué hasta la playa a ver el mar.me encanta cuando está bravo.como hoy.me encanta cuando las olas son grandes y rompen con fuerza contra los acantilados.
estaba mirándolo y empecé a recordar cuando de adolescentes,mis amigos y yo nos escondíamos detrás de unas peñas del acantilado y veíamos pasar las olas por encima nuestra.recuerdo aquella barbaridad con un tanto de cariño.las mojaduras eran inmensas y el peligro total,pero lo hacíamos sin nada de miedo.con la temeridad q se tiene con 15 años.
hoy al ver pasar las olas por encima de aquellas peñas pensaba si habría más muchachos inconscientes escondidos allí debajo.supongo q no.tampoco me acerqué hasta allí.la lluvia y el viento me hicieron quedar en mi coche tranquilamente escuchando música mientras fumaba un pito.
me encanta el ruido del mar al romper con tanta fuerza sobre las piedras.su espuma..
pero hoy me da miedo.

10 comentarios:

Pagana dijo...

Que lindo Manu...
Yo conozco tu playa cuando se pone gris y revuelta. Cuando llueve y está frío y el viento es fuerte...

Si me buscas en uno de esos días, seguro me veas pasar dormida...

Un abrazo!

Mentalizada dijo...

El el Mediterráneo no pasan esas cosas, es un mar... Pero cuando estuve en Galícia disfruté con la visión que nos cuentas. Hasta me emocioné porque algunos recuerdos que no sabía que tenía afloraron en mi mente no sé si por el sonido o el olor del agua.

La interrogación dijo...

Para mi es un recuerdo vívido de mi infancia. Me encantaba el rugir del mar y ahora, en esta ciudad tan seca, tan lejos del mar lo hecho tremendamente de menos.

Un beso

ileniaz dijo...

También extrañaré el mar, no se si coger mi camara y grabarlo cuando esté en Dublín.

Sureña dijo...

El ruido del mar, del viento, de la lluvia... EL PARAÍSO...

Besoss!

Paul Beaumont dijo...

Aquí ni mar ni leches. Solo viento y lluvia. En Bordeaux el temporal ha sido horrible y no hemos visto el sol. Creo que dentro de poco nos empezarán a salir aletas y escamas.

Dr. Espinosa dijo...

Qué post más hermoso el suyo de hoy, menuda forma de mirar el pasado con ojos de presente, de sentirse ya mayor pero sin haber perdido esa pequeña bombillita de juventud, de eterno adolescente. Es estupenda la bravura de niñez, lo fuerte e irrompible que nos hace. Lástima que por necesidad el tiempo haya de pulirla.

Meri dijo...

Tener la voluntad de acercarte a un lugar especial para ti donde pasaste momentos agradables de niño que hacen que a tu memoria se acerquen sensaciones mezcladas entre añoranza y emoción dice mucho de tu sensibilidad.

Creo que debemos ser asi, viviendo el presente, pero sin olvidar donde están nuestras raices y de donde venimos. :D

Besitos!

Azul dijo...

Yo sigo siendo temeraria y me acerco y me alejo del romper de las olas, de su sabor del mío propio escondido en historias de sal.

Un biko!

J. L. Maldonado dijo...

La edad es una vaina Manolo. Gratas vivencias tiene la edad, el miedo nace adulto...